Alejandra Guzmán: “He cantado partida en dos”

La artista mexicana dice que muy pronto lanzará “Así soy”, su nueva canción, y que también hará una bioserie y participará en un “reality” de corte latino.

Alejandra Guzmán cree que les abrió una ventana a los reguetoneros para decir cualquier cosa mediante la música. Cuando la reserva era un haber femenino, la mexicana cantó a todo volumen un tema como Hacer el amor con otro y, con todo y su cadencia de balada, puso al mundo hispanoparlante a hablar de ella.

Cumplió 50 años y el rock le sigue hablando al oído y es lo que más se acopla a su actitud, a su espíritu combativo y rebelde. Por eso, fue nombrada por la cadena Hard Rock como la estrella sorpresa para este año en un evento que se acaba de realizar en Puerto Vallarta, México.

Acaba de ser la estrella de un evento de la marca Hard Rock en Puerto Vallarta, México. ¿Cómo ha ido cambiando el fenómeno de “rockear” desde la década del 80 hasta hoy?

Lo que pasa es que rocanrolear es muy sencillo. El término rock lo conozco por mi padre y hubo una época en la que lo viví al tope, pero es necesario medirse para poder seguir adelante. Nadie puede durar tantos años en la fiesta y a lo que da el cuerpo. Creo que lo que cambia es que uno escoge los mejores momentos para rockear.

Tres de sus más recientes álbumes están grabados en vivo. ¿Qué le genera de novedoso ese formato?

El vivo siempre es mucho más orgánico. Encontré una manera de acercarme a la gente y eso fue lo que logré establecer durante la grabación de mi Primera fila, con el que pude tener fusiones incluso con el vallenato colombiano. Con el Versus, al lado de Gloria Trevi realizamos conciertos impactantes, pero no visitamos muchos lugares porque la producción era enorme y muy exigente. No había espacio para nosotros.

¿Su próximo álbum también será grabado en vivo?

El próximo disco saldrá publicado en mayo, aunque desde octubre empezaremos a mover las primeras canciones. La primera será una balada muy bella y se llama Soy así, un tema muy personal de comienzo a fin. A veces las redes te hacen sentir mal, pero tú tienes que ser tal y como eres, digan lo que digan y hagan lo que hagan los demás.

Usted siempre sorprende a sus seguidores con sus álbumes. ¿Qué tipo de sorpresa incluirá en el álbum?

Incluí un trap, que es la mayor sorpresa del disco. La hice al lado de Alex Killer. Ahí no paran las sorpresas, porque voy a tener una bioserie a partir de noviembre, además de que estaré en un reality muy, muy latino.

Algunos de sus primeros discos, como “Bye mamá” y “Eternamente bella”, fueron grabados en vinilo y ahora elabora contenido para descargas en “streaming”. ¿Cuál plataforma le gusta más?

A mí me encantaba el formato análogo. El vinilo tiene un calor singular, porque la cinta era muy gruesa. Lo digital es minúsculo y algo frío. Sin embargo, me gustan los sonidos de ahora sin dejar de ser rockero. La gente me conoce por las baladas y por la música de la vieja guardia, y no dejo de creer en las buenas letras.

¿Considera que haber cantado un tema como “Hacer el amor con otro” fue revolucionario en su época?

Claro que sí. En ese tiempo, casi ninguna mujer se atrevía a decir algo similar. En este momento, la situación es distinta y creo que les di valor a los reguetoneros para decir todas esas cosas.

A propósito del reguetón y del género urbano, ¿le gusta que sea la tendencia actual en la música?

Creo que cada artista debe respetar su raíz, su esencia, porque de lo contrario no va a sonar creíble. Yo invité a Alex Killer que me indicara para hacer el trap, porque no es el medio en el que me muevo habitualmente.

Se puede pensar que a Alejandra Guzmán le tocó fácil por los padres que tiene, ¿esa creencia es real?

No fue así. Yo empecé siendo bailarina de ballet y actriz de teatro y en las tablas me di cuenta de que no quería ser actriz. A mí me descubrió un español que me escuchó cantando sin saber que mis apellidos son Guzmán y Pinal. Mis papás no me apoyaron, porque yo era muy rebelde. Mi hermana Viridiana murió cuando yo tenía 14 años y eso acrecentó los conflictos. La primera canción que hice, Bye mamá, fue un escándalo y doña Silvia Pinal me dejó de hablar por seis meses.

“Eternamente bella” es un álbum de amplísima recordación. ¿Para usted resultó ser en algún momento una carga o un reto por superar?

Eternamente bella sigue dando frutos y me atrevo a decir que fue lo más pop que he hecho. A veces yo misma me pregunto: “¿Otra vez tengo que cantar esto?”. La respuesta me la dio mi padre al decirme: “A mí me toca cantar todavía Payasito, y ni modo”.

¿La mecánica de los sencillos, que es tan diferente a la de los álbumes, le gusta?

Es muy diferente para mí. Yo estoy preparando una canción, pero en la realidad tengo más de once temas en la cabeza. Yo quiero seguir publicando álbumes y voy a publicarlo en elepé, en vinilo, porque desde hace rato no saco nada inédito y ahora tengo hasta una cumbia.

¿Su voz tan ronca a qué sonido natural se parece?

Mi voz es como una cueva dentro de un río, porque es un sonido muy profundo.

En este momento de denuncias de acoso, ¿cuál es su opinión al respecto?

Yo fui de las primeras mujeres que denunció, porque fui a hacer un tratamiento con polímeros y casi me matan. Me tocó pasar por mutilaciones y muy poca gente lo sabe, pero yo he tenido que cantar partida en dos. Sufrí de abuso, de engaño y fue casi un crimen. Gracias a Dios lo dije para que otras personas no pasaran por el mismo hoyo.

¿Cómo se repone Alejandra Guzmán de sus problemas con la salud o de la muerte de su hermana?

A mí me ha ayudado mucho mi actitud, incluso soy de las que suele hablar con sus propias células. Mi cuerpo ha pasado por tanto que he logrado conocerme muy bien y, por fortuna, he actuado rápido.

* El periodista viajó a México invitado por el Hard Rock Hotel Puerto Vallarta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *